NUESTROS OBJETIVOS


Nuestra situación actual es más que crítica y a pesar de ello nuestros políticos nos siguen tratando como imbéciles.

Todos sabemos que para que una barca navegue tiene que haber un número de remeros y un solo timonel. España se ha convertido en una barca en la que los remeros están siendo arrojados por la borda y cada vez hay más timoneles. Lejos de cambiar esta situación, cuanto más empeora más se echa la culpa a los remeros exigiéndoles más esfuerzo a pesar de que su número es cada vez menor y el peso a mover cada vez mayor.

Nuestros políticos nos representan dentro y fuera de España. Cualquier persona ajena a este país asocia a los españoles con los políticos que nos representan. Por este motivo nuestra imagen en Europa es de vagos, inútiles y ladrones.

El blindaje de nuestro sistema político corrupto es debido a la famosa manta con la que todos amenanzan tirar de ella. La realidad es que la manta es todo el país.

Nuestro sistema de gobierno está basado en la misma democracia que funciona en otros países desarrollados. Sin embargo cuando los órganos de control se han corrompido, lo que surge es el auténtico descontrol y libertad para robar.

La Constitución en su día fue redactada con el espíritu de conseguir un futuro halagüeño para todos los españoles, sin embargo ha resultado ser un libro de ciencia ficción a pesar de su obligado aprendizaje para oposiciones a puestos de la Administración.

Con la disculpa de delegar compentencias, nuestro sistema político ha inventado y utilizado todas las tretas posibles para conseguir dividir el país en 17 países con cientos de miles de vividores políticos cuya trabajo consiste en mantener a los ciudadanos peleándonos entre nosotros mismos y olvidándonos de que nuestros intereses y objetivos son exactamente los mismos. Lo que se roba en Asturias pertenece también al resto de provincias del país, es decir es dinero robado a todos. Lo mismo sucede con lo que se roba en cualquier comunidad, provincia, localidad o pueblo, ES DINERO QUE NOS ROBAN A TODOS.

El pueblo español ha ido permitiendo que este entramado se fuera formando sin realizar ningún tipo de protesta social. Mientras nuestra situación económica era buena hemos sido torpes y dejados, ya que robaban mucho más y aprovecharon para multiplicar sus puestos de latrocinio. La derecha roba y la izquierda también. Todos parasitan del trabajador que cada vez se encuentra más asfixiado con impuestos para mantener el ingente número de parásitos.

Nunca dejarán de robar, no saben hacer otra cosa y nunca tienen suficiente. La avaricia es la única culpable de que alguno vaya un par de días a la cárcel y por supuesto se quede con lo robado. Roban a razón del presupuesto que manejan. Tenemos que acabar con ellos o ellos acabarán con nosotros.

Cuanto más grande se hace una bola de nieve, más difícil resulta pararla. Es como si hubiéramos olvidado las cuestiones básicas que nos enseñaron nuestros padres y abuelos y por desgracia también hemos olvidado la unión social que ellos anteponían a su propia existencia.

ESTÁ CLARO QUE LA CULTURA POLÍTICA DE ESTE PAÍS ES LA DEL ROBO, TODO EL QUE TIENE ACCESO A LA CAJA METE LA MANO.

Y YO ME PREGUNTO ¿CUÁL ES LA CULTURA DEL PUEBLO ESPAÑOL? porque la verdad que eludir impuestos, esquivar el IVA, o evitar todo tipo de coste no es la solución. LA SOLUCIÓN ES PLANTARSE Y ENFRENTARSE.