causas de la corrupción política

Los poderes legislativo, ejecutivo y judicial no son poderes independientes. Precisamente éste es el principal motivo por el que PP y PSOE se líen a bofetadas cada dos telediarios para imponer los miembros del CGPJ.

Cada partido político promueve el ascenso en la rampa judicial de sus jueces afines. Se trata de personajillos de toga dócil al servicio del mejor postor. Como adultos que son, estos jueces saben desde el primer momento que tendrán que realizar el pago cuando el partido lo requiera. Un pago en forma de sentencias, que dejarán de ser judiciales para convertirse en sentencias políticas.

Los partidos políticos son corporaciones, es decir, empresas con el fin de obtener un beneficio económico.

Tal y como están concebidos hoy en día los partidos políticos, los honrados no pueden formar parte de ellos.

Los partidos políticos no sirven a la ciudadanía, sino a los intereses de los líderes de dichos partidos. Estos intereses no solo serán los propios de cada líder, sino la protección y enriquecimiento de los grupos de poder.

Para garantizar estos objetivos, TODOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS usan dos técnicas:

  1. Procurar que todo miembro electo del partido con posibilidad de futuro político se manche por el camino.
  2. Ser dictatoriales y no permitir listas abiertas, sino que cada líder impone listas cerradas que los militantes tienen que votar como packs indivisibles.

Mediante estas dos medidas, cualquier miembro del cualquier partido político siempre estará sometido al partido, no pudiendo satisfacer las necesidades de sus votantes. Todo miembro tendrá que tener la misma opinión del partido, teniendo que desobedecer a su propia moral y dignidad. Dentro de un mismo partido, todo miembro deberá tener la misma opinión que la vertiente interna de la lista de la que forma parte.

Cuando se destapa un caso de corrupción, se diseña la estrategia de reparación que siempre consta de las mismas fases:

  1. El partido afectado estudiará todas las medidas de contención para que el caso afecte lo menos posible a su imagen, tanto por sus votantes como por sus potenciales nuevos seguidores.
  2. El ladrón político pillado negocia internamente con su partido, para que éste le apoye a cambio de no denunciar o al menos de no involucrar a cualquier peso pesado del partido.
  3. El partido político pone la maquinaria en marcha y echa mano de los dóciles jueces para que dicten la sentencia política impuesta. Esta sentencia suele ser de absolución o irrisoria con respecto al delito cometido
  4. Si tienen la mala suerte de que, a pesar del aforamiento, el juez que toca no es corrupto, optarán por la vulgar compra a cambio de porvenir jugoso para el juez y familiares.
  5. Si a pesar del punto anterior, el juez se mantiene firme, lo apartarán del caso y puede que de la profesión.

Las consecuencias también son siempre las mismas:

Consecuencias a nivel social:

  1. Indignación popular ante la tomadura de pelo judicial.
  2. Bronca mediática manipulada por los principales medios informativos, pintando un escenario de enfrentamiento político realmente inexistente, ya que hoy le toca a un partido y mañana a otro.
  3. Los propios servicios mediáticos deciden cuando se acaba la discusión pública, desviando la atención popular hacia nuevos focos, sean o no relevantes.
  4. Todo queda en discusiones, a veces airadas, en lugares de ocio o privadas, entre desconocidos o amigos o incluso familiares, causando a veces el distanciamiento entre personas.

Consecuencias a nivel estructural:

  1. Sobredimensión del funcionariado cacique. El cambio en el poder de partidos políticos implica cambio de funcionariado de mando.  Esto trae consigo un aumento de personal, plantillas paralelas superfluas desde el punto de vista de gestión y que solo contribuye al crecimiento de la corrupción. Luego toca devolución del favor de la inclusión a dedo de los funcionarios en la administración pública. Por esto las inspecciones de hacienda no son iguales para todos.

Politización de la función pública. Muchos funcionarios de oposición también quedarán al servicio de los partidos políticos y de sus miembros. Esto conlleva problemas secundarios de demoras en la realización de los trabajos y/o mala calidad del trabajo realizado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *