Tarjetas black


Asco es el calificativo más educado que se me ocurre para definir lo que está sucediendo con este robo a nuestros bolsillos.

Títere es el calificativo más educado que se me ocurre para definir el juez que contempla la posibilidad de exonerar del delito a los ladrones.

Resulta que un impresentable y marioneta política se dedica a mearse en la justicia y a seguir la hoja de ruta política, BLANQUEAR CHORIZOS.

Los ladrones que robaron decenas de millones de euros del dinero de todos los españoles van a quedar libre de culpa debido a que una vez más la justicia no existe para los poderosos.

Según el juez, los gastos realizados con las tarjetas black en horario laboral no serán considerados como delito. A ESE PAYASO DE JUZGADO, TÍTERE DE LA CORRUPCIÓN, debería de darle vergüenza tan solo imaginar esa repugnante posibilidad. Debería usted de ir a reírse de su madre en vez de reírse de todos los ciudadanos que pagamos los impuestos.

Si los chorizos además de robar, emplean su jornada laboral en asuntos particulares, es decir su tiempo de trabajo en ocio, no solo deberían de devolver el dinero robado, pagar la multa y cumplir condena por lo robado sino que también habría que exigirles el sueldo percibido durante el tiempo que hubieren durado dichas prácticas. Y eso podríamos exigírselo desde la justicia pública ya que UN BANCO ES UNA EMPRESA PRIVADA CON TRATAMIENTO ECONÓMICO DE EMPRESA PÚBLICA.

No olvidemos que el dinero del banco es repuesto por el ERARIO PÚBLICO de muchas formas y maneras. Directamente rellenando la caja que han vaciado las decenas de miles de ladrones que metieron su mano en ella, indirectamente adjudicándoles potestades para la realización de contratos leoninos con sus clientes, permitiéndoles prácticas abusivas de cobros por su falso trabajo, etc.

Los genios bancarios antaño dedicados a estudiar el mercado de la inversión se han convertido en sanguijuelas políticas (son los mismos) ideando las mil y un maneras de robar de cada euro todos los céntimos posibles, mediante todo tipo de comisiones, eufemismo de impuestos bancarios. Además se benefician del préstamo europeo a interés cero pasándose a su vez por el forro de los orgullos la finalidad de dicho crédito.

MENOS MAL QUE LOS PARTIDOS POLÍTICOS ACTUALES QUIEREN ACABAR CON LA CORRUPCIÓN. Esto me tranquiliza