JORDI PUJOL Y RETOÑOS


Es por todos sabido que cientos de miles de malnacidos usan la política para robar con una avidez sin límite, nunca tienen bastante. Sin embargo lo que me revuelve aún más la sangre, si cabe, es que nos traten de imbéciles en todas las tertulias manejadas.

Al parecer, los chorizos pueden robar todos los millones de euros que quieran sin que nadie se entere y lo pueden estar haciendo todo el tiempo que les dé la gana porque es imposible enterarse. POR FAVOR, ya está bien.

Lo que han robado estos chorizos era de conocimiento político a todos los niveles y organismos. Sin embargo nadie controla nada porque TODOS están robando, unos directamente con dinero, otros con favores, otros con nepotismo, otros con sobresueldos, etc.

A ver si ahora tienen que tener todos una novia despechada para que se descubra el pastel. Tengo muy claro el porcentaje de inútiles en la política (por encima del 90 %), pero aún tengo más claro el porcentaje de corruptos (por encima del 99%). Ahí hay un montón de chorizos implicados a todos los niveles y ámbitos: local, provincial, comunitario y central. Los partidos políticos son los promotores de la corrupción y esto seguirá así mientras la justicia no se convierta en JUSTICIA, mientras los jueces que pitan los partidos importantes (aforados) no dejen de ser títeres de los políticos (a cambio de favores, claro está). Por este motivo, los malnacidos no tienen miedo a robar y nunca tienen bastante, siempre quieren más.

¿Cuántos Jordi Pujol hay en este país?. Pues unos cuantos CIENTOS DE MILES, repartidos en la política, banca, compañías eléctricas, petroleras, de gas, etc. Por eso estamos desahuciados. Solo salen a la luz los casos que huelen, no por cantidad del dinero robado sino por la calidad del robo. Cuando la calidad es buena, todos los implicados de los distintos departamentos y organismos lo pueden ocultar, pero si se ha descuidado la calidad del robo, éste sale a la luz, bien por un soplo de alguien que no recibió su parte o no le pareció suficiente, bien por alguien que se ha buscado los apoyos necesarios para embolsarse pasta saliendo del tinglado de un modo impoluto, o bien por un periodista valiente que decidió enfangarse arriesgando su profesión.

La existencia de 17 países dentro de un solo país es el medio adecuado para fomentar el robo y la estafa. El manejo de los ciudadanos volviéndonos gilipollas y enfrentándonos entre comunidades hace el resto para que los chorizos roben lo que quieran.

Somos tan imbéciles que nos pensamos que lo que se roba en Asturias no repercute en Cádiz, Melilla o Mallorca. Somos tan imbéciles que consentimos que el poder legislativo en manos de ladrones hay convertido multitud de maneras de robar en legales. Somos tan imbéciles que nos da igual que de los pocos casos que salen a la luz, el dinero robado nunca aparezca y se saque de los impuestos de los trabajadores.