Partidos políticos o bandas organizadas


En qué se han convertido los partidos políticos españoles

Los partidos políticos se dedican a trabajar entre bastidores para tapar o disminuir el impacto social negativo de sus estafas. Estamos ante ORGANIZACIONES DELINCUENTES/CRIMINALES COORDINADAS Y ESTRUCTURADAS.

En muchos casos los ladrones no llegan a juicio por ausencia de denuncia ya que los fiscales al uso (puestos a dedo deliberadamente) no ejercen su función a no ser que la mierda huela mucho. En realidad la denuncia es impelida por la presión social del pueblo y los pocos periodistas profesionales que quedan.

Cualquier partido local, provincial o de comunidad tiene su tajada. Gestionan con el culete despilfarrando el dinero que no tenemos y robando de múltiples maneras: engordando facturas, creándolas falsas, a través de empresa amiga o de familiar, terciarizando lo que da beneficios, manteniendo lo que da pérdidas, y un largo etcétera de invenciones maquinadas por los profesionales del robo.

La gente sigue votando al PP y al PSOE por el miedo a la desestabilización económica, no queremos corralito. Tiene su razón de ser ya que los préstamos procedentes de la Comunidad Europea, oficialmente para aliviar nuestra situación económica, oficiosamente van para tapar los agujeros ya creados por el dinero que ha ido a los bolsillos de los ladrones políticos, cargos públicos y aledaños. Lo que han robado estos chorizos es dinero que no aparece y hay que reponerlo. ASÍ HAY ESTABILIDAD ECONÓMICA. El resto de partidos son más de lo mismo, todos forman parte de este panorama político podrido hasta la médula.

El último mejunje fue en marzo de 2017, exactamente 233.500 millones de euros prestados al 0 % de interés a los bancos de los distintos países para tapar sus agujeros y que deberá ser devuelto en 2021. Sabemos que en España no será así y pasará a aumentar nuestra deuda, que según los medios de comunicación manipulados anda cercano al 99% del PIB, pero realmente anda cerca del 104 %. Teóricamente ya somos un país en quiebra. Debida a esta práctica habitual sabiendo que el fraude bancario saldrá del bolsillo de los ciudadanos, nuestros bancos se relamían para sacar la mayor tajada posible pero ya habían consumido el cupo, boca de fraile. A pesar de ello Banco Sabadell, Banco Popular, Bankinter, 10.500, 7.200, 2500 millones de euros respectivamente, más lo que pidió el Santander que es secreto profesional y nadie sabe.

Por cierto, Bankia también pidio pastísima pero no le dieron ni un céntimo por haber consumido ya su parte alícuota. No lo entiendo ya que según nos informan los medios vuelve a estar esplendorosa de liquidez, tururú. Lo que es cierto es que sigue sin devolver las decenas de miles de millones de euros que nos robó.

La deuda no ha hecho más que crecer con el paso del tiempo. El Banco Central Europeo ha dejado de comprar deuda pública y ha advertido que el crédito a los países deficitarios tiene fecha de caducidad. Qué pasará entonces? Sigamos votando a este sistema fraudulento y lo descubriremos.