sanidad pública


La política del PP y PSOE en el terreno de la sanidad ha ido de mal en peor. En consecuencia, la ineficiencia e ineficacia están siendo mayúsculas. Todos sabemos que soberanamente cada mes tenemos que pagar una cantidad por este concepto, sin embargo cuando necesitamos dicho servicio nos damos cuenta de su penosa gestión y del enorme tiempo que pasa hasta que somos atendidos por el especialista en cuestión. Si además tenemos que realizar algún tipo de prueba extra, los plazos de ejecución se disparan llegando a veces a rondar el año. Por tanto, si se trata de problemas graves hemos de ir a urgencias para prevenir males mayores en nuestra salud, duplicando así la necesidad del servicio.

La gestión de los centros hospitalarios por sus responsables es tan penosa como pasota. La invasión de inmigración con derecho a todo a cambio de nada colapsa nuestra sanidad a pesar de que somos nosotros quienes mantenemos este servicio público. Incluso hay inmigrantes procedentes de otros países que vienen a España a ser intervenidos quirúrgicamente en operaciones que en sus países no están cubiertas por su seguridad social. Nuestros políticos han decidido esclavizarnos para mantener lo insostenible.

Por si fuera poco, intentan reducir costes de donde no se puede (como siempre). Los profesionales han de efectuar jornadas de trabajo interminables en los centros hospitalarios, atender en varias plantas. La desorganización, el exceso de trabajo y reducción de personal, todo ello da lugar a la penosa situación sanitaria en la que nos encontramos. ¿Por qué se les permite a los inútiles gestionar? ¿Por qué a pesar de lo que sucede, los puestos de mando en organismos y ministerios se siguen cubriendo con ineptos?. En este país han hecho realidad a todos los niveles la parodia del remero. En vez de quitar zampabollos inútiles en puestos de mando duplicados, quitan remeros y pretenden que el bote vaya más rápido.

Esta política nefasta no se reduce al plano correctivo una vez aparecen las enfermedades, sino también al plano preventivo en el que la corrupción de nuevo hace acto de presencia. Todas LAS CAMPAÑAS PREVENTIVAS sobre posibles enfermedades, gripe aviar, gripe A, etc. TIENEN EL OBJETIVO DE ENRIQUECER A CIERTAS COMPAÑÍAS FARMACÉUTICAS. Todo se pacta con anterioridad mediante acuerdos verbales en despachos en Bruselas o en España, dependiendo del ámbito de aplicación.

Las pautas de actuación siempre son las mismas, primero se manejan los medios de comunicación, canalizando el poder mediático para que cunda el pánico social. Posteriormente se realiza un gasto desorbitado de millones de euros en vacunas y medicamentos completamente innecesarios pero que sin embargo benefician económicamente a las compañías farmacéuticas elegidas. El gasto ocasionado es doble, por un lado está el coste del material no utilizado (casi su totalidad) y por otro el coste de su destrucción, ya que se trata de material biológico caducado.

El verdadero objetivo de tan penosa gestión es doble, por un lado el lucro de unos cuantos a costa de todos los españoles, y por otro dejar que la sanidad pública zozobre y de este modo tengamos que contratar un seguro privado. Quien se lo pueda permitir estará a salvo pero ¿qué sucederá con los millones de españoles que no puedan acceder a la sanidad privada?. El coste de la cobertura básica podría ser asequible pero cuando hay que acudir a especialistas o intervenciones quirúrgicas, el dinero a pagar se dispararía y la mayoría de los bolsillos españoles no podremos afrontar dicho gasto.

Y TENED EN CUENTA ALGO, CUANDO ELIMINEN LA SANIDAD PÚBLICA, SOLO SE ELIMINARÁ PARA LOS QUE HEMOS COTIZADO PARA MANTENERLA. LOS QUE SIEMPRE HAN VIVIDO DE NUESTRAS AYUDAS SEGUIRÁN TENIÉNDOLA.

NO PODEMOS CONSENTIR QUE NOS QUITEN CON SUS MALAS ARTES LO QUE NUESTROS ANTEPASADOS Y NOSOTROS MISMOS NOS HEMOS GANADO CON NUESTRO SUDOR Y ESFUERZO.

Mientras tanto suceden también aberraciones como las del archivo adjunto que os dejo.

Carta de una farmaceutica.pdfpdf