tradiciones y costrumbres


Para que las tradiciones y costumbres de un país se dilapiden son necesarias dos premisas: que se quiera acabar con ellas y que se permita. La mayor parte de la inmigración que está viniendo a España no solo no quiere integrarse sino que fabrica en nuestro país un gueto con sus costumbres y tradiciones. Una vez ultimado el gueto quieren que los españoles nos adaptemos a él, o sea, a sus costumbres, tradiciones y modo de vida.

Esto no debería de representar ningún problema ya que cualquier gobierno con un coeficiente intelectual por encima de 25 y con una mínima carga de dignidad, usaría los medios legales a su alcance para poner fin a esa situación y promover la real integración. Sin embargo, si los propios políticos alientan y promueven la desintegración de nuestros cimientos religiosos, sociales y culturales, nos encontramos con que nosotros mismos nos sentiremos inmigrantes en nuestro país natal.

Incluso ahora han aparecido individuos en Cataluña que quieren dejar de nombrar las vacaciones de Semana Santa y de Navidad como tales ya que al parecer hay gente que se siente discriminada por dicho motivo. Las quieren nombrar como vacaciones de verano y de invierno. Que me escuchen esos ... que promueven dicha idea. Las vacaciones de Navidad existen porque Dios se hizo hombre para cargar con todos nuestros pecados y festejamos su nacimiento como algo maravilloso ya que no puede ser de otra manera. Las vacaciones de Semana Santa existen porque Jesucristo murió por nosotros en la cruz, no porque los ineptos llegaran a ocupar posición de privilegio. Lo crucificaron caciques y corruptos varios, aunque hoy en día viendo el panorama de vividores en posiciones de poder, probablemente no llegaría ni a los 15 años. Pero cómo se puede ser tan impresentable, algunos políticos no solo aceptan pulpo como animal de compañía sino también como llavero, pendiente y diadema. Escuchadme lumbreras de tal idea, aunque vosotros no os sintáis identificados con el nacimiento y la muerte de Jesús, está claro que las vacaciones existen por ambos motivos. Quiénes os creéis que sois para privar al resto de los españoles de algo que forma parte de nuestras vidas, de la de miles de millones de personas y que da sentido a nuestra existencia. El que quiera creer que crea y el que no, que no lo haga. Pero de ahí a imponer vuestras estupideces y osadías al resto de los españoles solo demuestra una cosa y no es buena.

Nos habéis perdido el respeto. Además de respeto nos debéis admiración. Somos los que pagamos soberanamente el montón de sueldos inútiles que os mantiene por hacer simplemente nada, excepto tocarnos las narices y reíros de nosotros. Pero el vaso ya se ha llenado y empieza a rebosar. A todo vividor le llega su San Marchar. En el caso de los corruptos, el lugar de acogida y retiro será un loft de 9 m2 con vistas a un pasillo.