PLANO SOCIAL


A los políticos no les interesa la unión social y nos manejan enfrentándonos entre nosotros. Nos han esclavizado de tal manera que nos hemos resignado a aceptar sin más todas sus exigencias por abusivas que parezcan, desahogándonos en bares, lugares de ocio, en el trabajo e incluso a veces chillando a las personas que queremos. Nos hemos rendido y pensamos que es imposible hacer algo para cambiarlo.

La principal preocupación de los políticos es desmembrar España con tropecientos idiomas y fronteras interiores, poner cortapisas entre españoles de diferentes provincias y comunidades y provocar el enfrentamiento interno para que no pensemos en LA CAUSA DE NUESTRA DESDICHA, que no es otra que LOS VIVIDORES QUE TIENEN POR ABRIGO LA LEY, POR PARAGUAS LA JUSTICIA, POR ASIENTO NUESTRO DINERO, POR FELPUDO NUESTRA DIGNIDAD Y POR ORINAL NUESTRA VOLUNTAD. Por desgracia, las alternativas políticas reales son más de lo mismo, lo único que cambia son sus abalorios.

El genio José Ortega y Gasset dijo una vez "yo soy yo y mis circunstancias". Personalmente no estoy de acuerdo en toda su extensión. Me explico, cuando las circunstancias son extremas, precisamente son éstas las que hacen que no sea yo y me comporte de un modo anormal.

Personas que nunca habían delinquido están empezando a hacerlo debido a la situación actual de estafa política y desesperanza laboral. Los que ya delinquían ahora aumentan su ritmo de tropelías. Cuando una persona que se queda sin trabajo, tiene deudas pendientes y una familia que sacar adelante, llega la desesperación y dependiendo del grado de ésta es capaz de hacer cualquier cosa, desde el suicidio a hacer daño a otras personas. Muchas crisis matrimoniales son debidas a la miseria en que nos han sumergido. Muchas de las muertes que se producen en este país son achacables indirectamente a esta banda política que no para de robar. Nunca serán juzgados por estas muertes de las que indirectamente son responsables. De otras son directamente responsables: muertes por pobreza energética, por accidentes en medios de transporte público que no cumplían con la normativa, por atentados debido a meternos en guerras que nadie quería y únicamente para lucro personal de cuatro sinvergüenzas. Ni siquiera son juzgados por todas sus estafas.

Los causantes de estas desgracias pacen tranquilamente con los suyos en sus lugares de regocijo mientras el resto de ciudadanos hemos de empezar a aprender a malvivir. Los medios informativos se dedican a inventarse eufemismos y decir que el perfil del indigente ha cambiado en vez de informar sobre la verdad: EL ROBO DE UNOS MALNACIDOS HA ARRUINADO A MEDIA ESPAÑA.

La inmigración que se está promocionando no es la deseada. Algunos vienen a trabajar, un elevado % viene a vivir de ayudas sin aportar nada y el resto viene a delinquir (solo hay que fijarse de qué se han llenado nuestras cárceles) debido a la permisividad judicial para quien tiene poco o nada que perder.

Hace demasiado tiempo que los ciudadanos somos ignorados. Solo se acuerdan de nosotros un mes antes de las elecciones, bombardeando nuestros buzones, estrechando manos por la calle, acaparando televisión y siempre para contar el mismo rollo. Sabemos que es un rollo hipócrita y además el gasto que acarrea lo pagamos nosotros.

Con el porvenir desdibujado por esta raza de políticos, nos encontramos que en nuestra sociedad no hay sitio para toda una generación de jóvenes promesas con la preparación adecuada para contribuir a que el futuro de España sea mejor para todos. Muchos jóvenes con varias carreras e idiomas tienen que emigrar a otros países ya que en éste reina la sinvergonzonería. La oferta laboral es de un un montón de horas de trabajo aportando sus conocimientos pero cobrando de orinal.

Nuestros jóvenes ya no saben si estudiar o no, si robar o ser honrados, si trapichear o trabajar. La experiencia que van adquiriendo les enseña que el modelo que está triunfando en este país no es el que se sacrifica estudiando sino el que más jeta tenga y menos ética y moral maneje.

Saben de sobra lo que queremos, lo que necesitamos y hasta lo que nos pertenece pero sus horizontes son otros. Son incapaces de gestionar una caja con más de dos objetos dentro, por tanto en vez de contribuir al desarrollo social, promueven la sinrazón y el desconcierto impidiendo que los españoles tengamos un futuro prometedor.

NOS HAN ESCLAVIZADO. HEMOS DE ROMPER NUESTRAS CADENAS YA. NO PODEMOS ESPERAR MÁS O MORIREMOS DE MISERIA. NUESTRA MISERIA ES LA QUE SIRVE PARA QUE ELLOS SE ENRIQUEZCAN.