PLANO JUDICIAL


Puede parecer ofensivo hablar de corrupción judicial pero para mí todo acto orientado al enmascaramiento de la verdad y al triunfo de la mentira es corrupción. Si el hecho tiene como consecuencia destrozar la vida a un inocente y favorecer a un malnacido, se me antoja otro calificativo. Las sentencias judiciales son a veces tan incomprensibles para los ignorantes en leyes como yo, que me pregunto por qué suelen beneficiar al poderoso y perjudicar a la clase media o baja, o sea la inmensa mayoría. Esto significa que el que tiene dinero para pagar un excelente abogado tal vez sea juzgado con otras leyes, o tal vez los abogados de tercera división no conozcan las buenas leyes, o incluso un mismo abogado no se preocupe igual por ti si pagas 400 ó 4000 €.

¿DEBERÍA DE IR ALGÚN JUEZ A LA CÁRCEL?
Si no hay justicia ¿DE QUIÉN ES LA CULPA?
¿UN JUEZ ES DIOS?
¿TENDRÁN QUE CREARSE LOS JUECES DE LOS JUECES?

La ley te exige abogado para que te represente en un juicio y tu futuro dependerá por completo del dinero que tengas para elegir dicho abogado. Como los ladrones y estafadores han robado muchísimo, tienen sus arcas llenas y podrán contratar al mejor abogado, así que por grotesco que parezca tienen muchas posibilidades de seguir en la calle robando y estafando, sin embargo tú no te olvides de pagar el pan porque de lo contrario podrías ir a la cárcel.

La ley es tan extensa, etérea y confusa que permite a un juez condenar a Dios al infierno o llevar a Satanás al cielo. Un juez puede hacer lo que le dé la gana sin transgredir la ley ya que ésta es tan amplia como difusa y da lugar a miles de interpretaciones dependiendo de los diferentes caminos que se tomen. Así comprobamos que para un mismo caso, dependiendo del juez que dicte sentencia, los imputados pueden ir a la cárcel o quedar en libertad.

Incluso los jueces se ríen de los jueces, si uno da una sentencia en un caso, en otro caso exactamente igual otro juez diferente da una sentencia opuesta a la que dio su compañero. En este país las sentencias judiciales no sientan jurisprudencia.

Es curioso cómo los jueces no paran de quejarse y decir que ellos no tienen la culpa de que la ley esté así. Pero cómo se puede ser tan cínico, les encanta jugar a ser los protagonistas de la vida de los españoles, si algunos parece que compiten a ver quién es el más tarambana, a ver quién da la sentencia más surrealista, la que insulte más a la inteligencia humana. Da la impresión que dependiendo de si se la pillan a la hora de echar la meada matutina llevarían al talego al mismísimo San Pedro si tuviera juicio esa mañana.

El cacao maravillao que se ha conseguido mediante la creación de multitud de leyes que se interaccionan solo contribuyen a salvar el pellejo a los estafadores. Han convertido este país en UN PAÍS SIN LEY para los poderosos o para los que no tienen nada que perder.

LAS LEYES EN ESTE PAÍS ÚNICAMENTE SIRVEN PARA EJERCER UNA MEDIDA DE PRESIÓN CONTRA LA MASA SOCIAL TRABAJADORA, LA OPRIMIDA, PARA QUE ÉSTA NO FORME UNA REVUELTA SOCIAL DE ENVERGADURA.

JUSTICIA: palabra que ha de significar equidad, honradez, razón, legalidad, el bien, lo correcto, la verdad. Mediante esta palabra le es reconocido a cada persona lo que le corresponde o las consecuencias de su comportamiento. La realidad es bien diferente, justicia es el brazo que algunas veces usa el poderoso para oprimir, estafar, esclavizar, inmovilizar y silenciar al pueblo llano.

JUECES: personas que se sacrificaron para sacar adelante una carrera y posteriormente aprobar unas duras oposiciones para finalmente convertirse en dioses subidos a un pedestal que, con sus pajas mentales, son capaces de dejar libre a un terrorista con un montón de muertos a sus espaldas y querer meter en la cárcel a una madre por dar un bofetón a su hijo para que se levante y vaya a la escuela. Son capaces de dejar en la calle a un violador o a un asesino por un defecto de forma, sabiendo que son culpables pero te meten a ti entre rejas si te tomas de tu mano la justicia que ellos no imparten.

Sin embargo no todos los jueces son iguales. Lo que ocurre es que los irreflexivos tienen mayor relevancia. Quizás éstos busquen protagonismo haciendo el papel de gilipollas sin darse cuenta que están contribuyendo a que este país sea más feo. Bueno, la verdad es que sí se dan cuenta y esas actuaciones probablemente alimenten su soberbia.

Hay jueces íntegros, coherentes y con valores bien marcados, son los que hacen las cosas bien pero son pocos, obviamente no son suficientes y los que las hacen mal son tantos y lo hacen tan mal que no dejan ver a los buenos jueces.

Este es un llamamiento a los jueces honestos, coherentes y con la cabeza bien amueblada. Vosotros que estáis en esa posición sois los que debéis rebelaros contra los impresentables que hacen de la justicia un orinal. Es loable vuestra actuación tratando cada caso como se merece pero no basta con eso ya que estáis viendo lo que hacen vuestros compañeros. Debéis considerar el ministerio al que pertenecéis como una compañía y si muchos de sus empleados son nefastos, estarán contribuyendo a que se hunda dicha compañía. Como todos sabemos, dicha compañía pertenece al Estado por lo que si se hunde económicamente será porque se hunda el Estado. Habéis de tener en cuenta que hay otras clases de hundimiento, vuestro crédito se agota, ya nadie confía en vosotros, hoy en día se dice que es mejor un mal acuerdo que un buen juicio porque el sentir generalizado indica que ir a juicio es como jugar a la lotería y todos sabemos que el azar es muy caprichoso.

ABOGADOS: nuestra idea actual es la de personas que defienden a quienes les paguen. No importa lo que haya hecho su defendido, de si es asesino, ladrón, terrorista, delincuente, estafador, etc, la ley establece la presunción de inocencia. La misión del abogado es prepararlos y aleccionarlos para que digan y hagan lo necesario para quedar libres. El secreto está en conocer bien la ley para poder engañarla. Quien hace la ley hace la trampa. No importa que el asesino quede libre al día siguiente y que la familia del asesinado tenga que verlo por la calle o que el mismo asesino se cargue al poco tiempo a alguien de tu familia.

Los abogados honrados y que aman su profesión, hacen honor a ella y aun entendiendo que no han de pisarse la toga unos a otros, habrían de plantearse también luchar contra la derrota que, de un modo generalizado, está llevando el desempeño de su profesión.

La siguiente reflexión sin pretender ser oprobiosa no puede ser obviada. No nos fiemos del aspecto impoluto de un abogado ya que la ley no se defiende mejor por llevar el pelo engominado y un traje reluciente sino por los conocimientos que sobre ella se hayan adquirido y conservado. El abogado ha de ser fiel a los principios en los que fue formado, sin embargo el tiempo de profesión y los caminos elegidos pueden ir modificando en mayor o menor grado dichos principios y por tanto también sus actuaciones. Así pues yo me fijaré siempre en sus actuaciones y no en su imagen. De hecho muchas veces la imagen no es más que un simple reflejo de lo que se quiere transmitir precisamente por carecer de ello.

CÁRCELES: recintos antaño usados para tratar al hombre como a un perro y ahora para dar a los delincuentes más comodidades que a los trabajadores. Es curioso, la cantidad de gente inocente que antaño fue a la cárcel por exponer sus ideas y fueron tratados como criminales sin haber hecho nada. Hoy en día los presos integrales, los que hacen del delito su medio de vida tienen más concesiones dentro de la cárcel que muchos fuera de ellas. Incluso cuando salen tienen derecho a paro. Sin embargo a los que tenemos algo que perder nos siguen masacrando, sobre todo si te empeñas en decir la verdad, o si no que se lo pregunten al padre de una de las chicas de Alcásser violadas y asesinadas, que probablemente vaya a la cárcel tras manifestar abiertamente la corrupción en el tratamiento del caso, ya que no se ha transmitido otra cosa que falta de transparencia y manejo de la información.