sgae


La SGAE surge como cualquier otra medida que esquilma el bolsillo del ciudadano. Se reúnen unos cuantos "LISTILLOS" que gozan de una situación de privilegio y se inventan un tinglado para vivir del pueblo. Esto no supondría ningún problema si los políticos fueran serios y estuvieran con el pueblo que les ha votado, lo cual como todos sabemos no es así.

La SGAE, aunque nos la vendan como Sociedad General de Autores, por su cometido bien podría referirse a Sinvergüenzas y Gorrones Afincados en España o Sociedad Generadora de Abusos y Extorsiones. Esta sociedad además de haber conseguido estafarnos legalmente cobrándonos por cada aparato que compramos independientemente del uso que le vayamos a dar, cobran a todo aquél que tenga un negocio.

Cobran a los grupos de teatro y productores teatrales. No acaba aquí, también cobran a los grupos de teatro aficionados. O sea la obra de teatro de tu niño que tanto te gustaba ver, ahora te vale dinero. No creas que te vas a escaquear de pagar si tu hijo representa una obra de un autor NO socio de la SGAE, da igual, en este caso habrá que pagar 75 € más IVA por gastos de gestión (entiéndase tocamiento de orgullos por parte de la SGAE mientras profesor y alumnos preparan y representan la obra). Por supuesto cobran a productores discográficos, de vídeos, de redes digitales, etc. Tampoco se escapan los proveedores de estos mismos servicios y por supuesto la TV y la radio también pagan.

Lo más indignante es que ese canon está incluido en cualquier aparatito que compres. Además, cobran pasta a todo establecimiento público o privado, desde estaciones de servicio hasta mítines, pasando por hospitales.

Así que según la SGAE yo voy a la gasolinera a bailar y escuchar música, lo de la gasolina es una disculpa, sobre todo teniendo en cuenta a como nos la cobran, total todo irá repercutido al producto final que se venda, en este caso la gasolina.

Si vas a un mitin está claro que no vas a escuchar al político (lo entiendo, para la sarta de mentiras que te va a contar). Lo curioso es que según la SGAE vas a escuchar música ya que también les cobran el impuesto.

Los hospitales también pagan el impuesto. Es decir, tienes un amig@ que se esté muriendo y según la SGAE tú vas a escuchar música, de paso aprovechas y visitas al amig@.

La cantidad de estupideces que se han inventado para estafarnos mediante estas siglas. Por cierto, se han olvidado de los tanatorios (espero no dar ideas). En cualquier caso no estaría mal que, cada vez que llegara al final de sus días un responsable o colaborador de la SGAE, dieran una tregua y se pudiera escuchar en el tanatorio un buen tema en su honor, por supuesto sin tener que pagar, con un cartel que rezara "INVITA LA CASA".

Atajo de jetas consentidos, ¿qué ocurre si el que pone la radio en su negocio escucha las noticias?. Y en caso de escuchar un programa musical, por qué tenéis que cobrar a nadie, el programa músical ya mete cuñas publicitarias que sirven para publicitar productos que los oyentes compran y que es la verdadera finalidad de dichos programas.

Vosotros basáis vuestra estafa en que se graban vuestras canciones y no se compran vuestros CD's. De la radio no se pueden grabar canciones, se encargan de ello los locutores que interrumpen las canciones con comentarios y con las propias cuñas publicitarias.

No decíais nada cuando nos cobrabais el CD a 30 €, encima era una mierda de CD, el plástico de la peor calidad para que la calidad de la música durara dos días y medio. Y no vengáis con tonterías de que la pasta se la llevaba la discográfica, no cuela, además eso sería fruto del contrato que vosotros hubierais firmado, si no llegabais a condiciones mejores u os dejabais engañar (lo dudo mucho) sería vuestro problema. ¿Acaso complementáis vosotros el salario de porquería de los contratos basura que la mayoría de los españoles estamos obligados a firmar?.

Precisamente fueron esos precios abusivos los que obligaron al pueblo a discurrir la manera de conseguir la música de un modo más económico.

Entre tanto os habéis unido a escritores de pluma floja y a coleguitas políticos para que den a luz mamotretos de leyes que ni ellos mismos leen y sirvan para llevar a cabo este pedazo de impuesto para que cobréis los autores.

Sois vosotros los que deberíais de agradecernos que hubiéramos escuchado vuestra música y la hubiéramos recomendado. ¿Acaso creéis que las listas de ventas se formaban por el artículo 33?. ¿No subió vuestro caché en los conciertos gracias a que nosotros comprábamos vuestros discos?. Por qué no nos pagáis a nosotros todo lo que habéis ganado gracias a que os hayamos hecho medianamente famosos o famosos del todo.

Hipócritas, de qué hubierais vivido si nosotros no hubiéramos comprado vuestras obras, si no os hubiéramos encumbrado a lo más alto de la farándula, la misma que ahora usáis para acribillarnos. Queréis seguir chupando del teto sin dar un palo al agua.

Sin embargo, gran parte de los nuevos autores ya han puesto en práctica nuevas ideas para vender sus obras y para que sean escuchadas por casi todos.